Generar menor costo y más productividad

Hoy en día uno de los temas que preocupan a las empresas es la productividad. Por ello cada vez es mayor el número de negocios que busca apoyarse en herramientas que les permitan lograr niveles de productividad que mantengan la operación y las finanzas sanas. Una de esas herramientas cuyo uso va en aumento son los software ERP, pues cuentan con una amplia funcionalidad que ayuda a administrar y operar de manera integrada una compañía y brindan una gran cantidad de beneficios.

Evidence Technology - Generar menor costo y más productividad

La productividad vista desde una óptica empresarial, es la relación entre lo producido (bienes o servicios) y los medios utilizados. La productividad empresarial puede mejorarse al obtener mayor producción al mismo coste, o la misma producción a un coste menor.

El principal objetivo es permitir que la información fluya, reduciendo así las duplicidades que se producen cuando cada departamento cuenta con su propio sistema de información.

El ERP en la nube permite a los usuarios de la plataforma acceder a la información en cualquier momento y desde cualquier lugar. Sólo será necesario que haya acceso a internet. Esta disponibilidad global repercute en la mejora de la productividad y el aumento de posibilidades de negocio. Con un ERP en la nube no es necesario construir una infraestructura propia, ni siquiera es necesario contratar al personal técnico cualificado. Y es que la nube no requiere nuevo hardware. Ofrece, además, una mayor flexibilidad tanto para ajustar el número de usuarios como para añadir y eliminar módulos.

Para mejorar la productividad empresarial a partir del manejo de la información hay que revisar las principales ventajas de contar con un software para la empresa.

Una de las principales ventajas, cuando se incorpora una aplicación CRM o una solución ERP, es que se soluciona la dispersión de datos y las inconsistencias, consolidando la entrada de datos en una única y formato. De esta forma, todas las áreas funcionales de la empresa manejan la misma información y hablan el mismo lenguaje en materia de datos e información.

La productividad empresarial se puede medir a partir del logro de una mayor producción manteniendo los costes. También, alcanzando la misma producción, pero a un coste menor. En ambos casos, es necesario establecer dos o más puntos de comparación con las mismas.